La bajísima efectividad de River en los centros ante Banfield

0
16


La cita era perfecta, en un Monumental repleto que luce cada día mejor. La noche invitaba a que River, post derrota en el superclásico, dejara atrás lo sucedido en la Bombonera para volver a enamorar a su gente desde lo futbolístico, pero no tuvo éxito. Hizo el esfuerzo, lo intentó como pudo, tiró todo tipo de centros y ahí estuvo una de los ítems principales que explican porqué el equipo de Gallardo se quedó con las manos vacías.

Mirá también

Tal como lo dijo el DT, fue un partido “difícil de explicar”. River salió a buscar el resultado y Cabrera, con un golazo, puso en ventaja a Banfield. Y tras el empate de Borja, un lateral terminó en el festejo de Palacios: “No jugamos mal, pero cometimos dos errores que nos costaron caro, sobre todo el segundo gol. Después del 1-1 teníamos el envión y energía a favor para tener claridad, para buscar el resultado y eso nos jugó una mala pasada”, explicó MG.

Mirá también

Elías Gómez no tuvo una buena noche. Fotobaires.

Elías Gómez no tuvo una buena noche. Fotobaires.

Y justamente el gol del colombiano, mitad con la cabeza y mitad con el hombro, fue una de las pocas veces que un envío de un jugador de River, en este caso de Andrés Herrera desde el costado derecho, encontró a un compañero en el área rival.

Mirá también

Las estadística es llamativa y genera una advertencia de cara a futuro: ante un rival cerrado, que se replegó bien y defendió bien cerca de su arquero, a River le costó encontrar los caminos, recurrió a los centros y de ¡49! sólo siete fueron exitosos (uno terminó en el grito del Colibrí). Sí, apenas un 14% de efectividad en ese rubro durante los 90′.

Mirá también

El gol de Borja a Banfield 

A pesar de que el ex San Lorenzo pasó todo el tiempo al ataque y lo mismo hizo Elías Gómez por la izquierda, a ambos les cuesta cuando llegan al fondo de la cancha, sobre todo a un ex Argentinos que no ataca bien y que no da garantías en el fondo, tal como sucedió en los dos goles del Taladro. A su vez, los volantes externos, en este caso Santiago Simón y Agustín Palavecino (con 20 fue el que más centros buscó), tampoco estuvieron finos.

Mirá también

Este aspecto por mejorar también se da en la pelota parada. Por ejemplo, en el superclásico, tras la expulsión de Rojo, River tuvo un último tiro libre en las cercanías del área de Boca y Palavecino mandó un centro llovido, muy anunciado, que llegó fácil a las manos de Rossi. ¡A mejorar la puntería!

Mirá también

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here