Así se cocinó la salida de Ábila de Boca

0
137


¿Boca ganó o ganó Ramón Ábila? ¿Están bien los 1.7 millones de dólares que pagó Colón por el 100% del pase de un delantero probado, pero que no tuvo continuidad en el último año y que arrastra, hasta hoy, un historial de lesiones musculares? ¿Quién negoció mejor, Juan Román Riquelme o José Vignatti?

Mirá también

El último capítulo del culebrón venezolano que armaron entre la dirigencia de Boca y Wanchope deja un tendal de preguntas. Lo único que le faltaba a este drama sobreactuado era que el cordobés jugara el domingo en la Bombonera, en ocasión del partido que ambos clubes disputarán por la primera fecha del torneo. Ni Migré lo hubiera escrito mejor…

Mirá también

Volvió de la MLS a entrenarse con Boca el pasado 3/1. Siempre lo hizo apartado del plantel y no formó parte de los amistosos (Prensa Boca).

Volvió de la MLS a entrenarse con Boca el pasado 3/1. Siempre lo hizo apartado del plantel y no formó parte de los amistosos (Prensa Boca).

Poco antes de ingresar al Centro de Entrenamiento de Ezeiza, la camioneta del delantero volvió a salir. Fue la señal esperada para confirmar lo que en la noche del lunes se presumía: desde el fin de semana, el Sabalero volvió a la carga por Ramón, hizo un esfuerzo económico final para intentar comprar el pase (la primera propuesta fue un préstamo, que Boca rechazó, y contraatacó con un intento de cesión del delantero a cambio de Facundo Farías, también frustrado). Una reunión final entre el presidente de Colón y Jorge Bermúdez, del Consejo de Fútbol de Román, le pusieron el moño a la operación.

Los más/menos de la transferencia queda para el debate, que seguirá abierto un largo tiempo más. A Boca le entra algo así como la mitad del dinero que puso por Ábila (lo había comprado por 3.5 millones a Huracán), pero no es el mismo mercado ni es el mismo Ábila que rindió apenas llegó y fue importante en el 2018, el año de la final de Madrid, aunque finalmente no estuvo a la altura: ese famoso partido lo jugó lesionado (vino del banco) sin que el cuerpo técnico lo supiera.

Mirá también

Las lesiones terminaron minando su suerte en el equipo, pese a que siempre hizo goles (36 en 86 partidos con la camiseta de Boca y 0.43 de promedio de gol), Wanchope nunca tuvo gran continuidad porque los desgarros y las contracturas fueron un problema permanente. Como siempre, dependerá de cuánto juegue en Colón y qué tan bien lo haga. Los goles, en definitiva, tendrán el veredicto final.

El viernes pasado Ábila hizo público el enfrentamiento con el Consejo, expuso su situación y rompió lazos.

El viernes pasado Ábila hizo público el enfrentamiento con el Consejo, expuso su situación y rompió lazos.

Para Boca, mientras tanto, la salida de Ramón representa una ganancia instantánea en cuanto a tranquilidad se refiere. Mejor dicho, en cuanto a un drama que se disipa, porque lo que se dice tranquilidad, en Boca nunca se termina dando. Al menos, descomprime el vestuario y hay un jugador menos con cara larga, aunque todavía quedan algunos…

Mirá también

Lo que queda claro es que las cosas llegaron demasiado lejos, y en eso hay un poco de responsabilidad compartida, aunque los que conducen (en este caso los dirigentes de Boca) son los que tienen más herramientas para gestionar y, por tanto, los que pudieron haber hecho más para evitar que sucediera lo del viernes: un escándalo en continuado que se vio en vivo durante todo el día en las pantallas de TV, las redes, y las páginas web de diarios y portales del corazón.

Para Ábila llegar a Colón es una buena salida. Va a un club con mucha convocatoria, en donde Julio César Falcioni lo pidió, que va a jugar la Copa Libertadores, un buen destino para darle un relanzamiento a su carrera. A los 32 años, firma un contrato por tres temporadas, con la chance de sentirse importante, jugar seguido y dejar atrás el conflicto que vivió con Boca en los últimos años.

El trago amargo para Riquelme y compañía fue no haber podido utilizar a Wanchope como anzuelo para traer a Facundo Farías (se quedaría a jugar la Copa en Santa Fe, al menos así lo manifestó él mismo), la joya del mercado que seguirá en Colón, que al final se quedó con los dos. Al final, había que sentarse y conversar. Un poco de buena voluntad, que nunca abunda…

Mirá también

Mirá también

¡Ya podés votar!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here