La historia detrás de la foto retro de D’Onofrio y Braian Romero

0
60


Dos fotos. Doce años y dos días de diferencia. Dos protagonistas: Rodolfo D’Onofrio y Braian Romero. Escenografía repetida, el estadio Monumental. Y una historia detrás. Una impensada, quizás, para las dos figuras del retrato digital: ninguno de los dos hubiera soñado aquella tardecita de noviembre en todo lo que les tocaría atravesar en la siguiente década ni cómo el mismo club, River, les cambiaría la vida…

Porque la primera de las dos imágenes, la de un D’Onofrio de 60 años y un Romero de 17, fue tomada el 28 de noviembre de 2009, en el último partido que River jugó como local antes de las elecciones presidenciales que ganaría Daniel Alberto Passarella por un puñado de votos. El máximo dirigente de la actualidad fue candidato y Braian, integrante de la filial San Isidro, había sido colaborador de su campaña, repartiendo volantes sobre Avenida Figueroa Alcorta.

“Vení que te presento al futuro presidente de River”, le había dicho a Braian uno de sus amigos, ligado a la filial, antes de esa foto que estuvo guardada durante años en una memoria SD antes de que llegara al celular de D’Onofrio.

El aplauso a Ortega, una prueba y a volantear

La foto de D'Onofrio con Braian Romero.

La foto de D’Onofrio con Braian Romero.

Aquel sábado por la tarde, Romero venía de cerrar una semana felizmente agitada: el 22 de noviembre había estado en Mendoza para presenciar el regreso de Ariel Ortega a River en un empate 1-1 en Godoy Cruz.

Fue un viaje que había tenido que interrumpir porque vía celular le había llegado un notición: Fabio Radaelli, scouter de Tigre, había accedido a darle una tercera oportunidad luego de dos infructuosas pruebas…

Braian todavía soñaba con ser jugador profesional, aunque Primera le sonaba demasiado inaccesible. En Rubio de Villa Uruguay, en aquel momento habitué de la San Martín Alta, trabajaba medio turno en la verdulería de su viejo Claudio frente a la estación de Beccar. Hacía repartos en bici y los sábados tenía un break futbolero permitido: escaparse un rato de su turno de laburo para ir a jugar los torneos con la Asociación Deportiva San Isidro Juniors, su primer club en el mundo de la pelota.

Precisamente en esa imagen que D’Onofrio posteó este domingo por la mañana con un mensaje alusivo a Braian el ariete del campeón de la Liga Profesional está lookeado con los shorts del club en el que la rompió antes de lograr una plaza en las Inferiores de Acassuso.

Lo que sobrevendría sería el debut, el salto al equipo de élite de Primera B, la oportunidad en Colón, en Argentinos, una enfermedad que por algunos meses lo incapacitó y casi lo fuerza a dejar el fútbol, la chance en Independiente, la experiencia en Paranaense, los dos títulos con Defensa y Justicia y lo más impensado de todo: ser campeón en el club que adora.

La foto de D'Onofrio con Braian Romero.

La foto de D’Onofrio con Braian Romero.

“Nunca lo imaginé”, le dijo a Olé hace unos días un Romero incrédulo por lo que el paso del tiempo le deparó. “A los 30, River me cambió la vida”, insistió casi obnubilado por lo que lo rodea un delantero que no olvida sus orígenes y que, por eso, cada vez que marca un gol alza la cabeza y mira a la San Martín que lo cobijó como hincha y que ahora lo alienta y aplaude.

“Felicitaciones, Braian. Sos un luchador en el fútbol y en la vida y un gran ejemplo para los jóvenes: con esfuerzo, los sueños se pueden cumplir”, posteó el presidente en su cuenta de Instagram. D’Onofrio, que con el tiempo ganaría como presidente y ganaría 15 títulos, que también superó sus propios sueños en River, sabe cómo Braian luchó. Y por ello le dedicó esas palabras. Y esas dos fotos que encerraron una historia de película.

Mirá también

Mirá también

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here