“La decisión que tome Marcelo no será apresurada”

0
58


“No te podés equivocar en nada”. Mientras casi nadie lo veía, Javier Pinola trabajaba para el River de Gallardo y era esencial para lograr este campeonato, así como lo fueron Ponzio, Maidana, Bologna y Germán Lux. Entre todos ellos, los más veteranos de este plantel, habrán sumado un puñado de minutos en el semestre, pero al mismo tiempo jugaron todos los días.

Mirá también

Aún con la bronca de haber participado menos de lo que él hubiera querido, Pinola jugó mucho más de lo que se cree. Pinola jugó por David Martínez, por Robert Rojas, por Julián Álvarez, por Santiago Simón, Agustín Palavecino, Enzo Fernández, Felipe Peña, Rollheiser… Incluso por Marcelo Gallardo. Parte del desarrollo de todos los jóvenes que terminaron brillando en este torneo está apuntalado en su espejo. Por citar apenas un ejemplo: aún con un brazo roto y la recomendación de reposo del cuerpo médico, el defensor fue el primero en llegar a cada entrenamiento y el último en irse.

Pinola es con el resto de los referentes el que más trabaja, el que más se cuida en su vida personal, el que se entrena a doble y hasta triple turno con autorización de los PF. Es el que habla con los chicos, el que baja al campo el mensaje de Gallardo. Por eso la dirigencia ya lo piensa como uno de los lazos genéticos de este ciclo para que el día después del Muñeco sea lo menos traumático posible. El partido con Racing, su regreso a la titularidad, la ovación de la gente, la goleada y la vuelta olímpica fue el premio que JP22 merecía después de tanto sacrificio silencioso. Y él lo entiende así. Se lo dice a Olé.

Mirá también

-Pareció guionado: la cancha otra vez llena, Ponzio, Maidana y vos en cancha, jugadores transversales de toda esta era, con los jóvenes que la rompen hoy: pasado, presente y futuro. Y la vuelta. ¿Lo podías imaginar?

-Y… Son esos momentos que llegan y están tocados por la varita. Estuvieron Joni, Leo, Franco, sólo faltó Enzo. Y, como dijo Leo: Beto y Poroto, que son una parte importante de este ciclo y que por ahí se los nombra menos, pero siempre están ahí con alegría, disfrutando los entrenamientos… Por ahí hay cosas que no se ven: toda la gente que está trabajando con nosotros es muy importante.

Mirá también

-Últimamente tampoco se te veía mucho a vos, pero tu aporte también iba en paralelo. Por algo la CD ya te ofreció en el futuro seguir, con Leo, ligado al club.

-Sí, soy consciente de lo que uno tiene que ser: profesional las 24 horas, porque representás a River, que no es cualquier cosa. Es un club grandísimo, con mucha historia, entonces uno tiene que ser ejemplo todo el día. No podés equivocarte en nada, tenés que estar siempre atento. Y es una responsabilidad muy grande, muy linda, que la disfruto. Eso es lo que deseamos con Leo y el resto: acompañar a los jóvenes. Nosotros les mostramos el camino a los más chicos para que lo vayan haciendo. Tienen un gran futuro, van a ser el futuro de River. Después, obviamente, uno quiere jugar…

-¿Te dolieron algunos comentarios cuando no jugabas?

-Creo que ante la adversidad uno se pone una coraza y no deja que le entren. Y si le entran ese tipo de comentarios, fortalecerse y demostrarse a sí mismo que no es así. Uno sabe hasta dónde puede seguir dando. Tuve que comer mucha… de la mala, porque me daban por acabado, pero acá estoy, festejando otro campeonato, ja. Yo sé qué clase de profesional soy: nunca bajé los brazos. Fue un tiempo duro, pero esto fue una demostración a mi familia y mis amigos, que sufrían a la par mía. Ése es el mayor logro: demostrarles que estaba a la altura y que no se dejaran influenciar por comentarios que no sabés de dónde pueden venir, con maldad o no.

-¿En algún momento flaqueaste?

-No, nunca. Cuando uno no juega, sí se enoja: es nuestra forma de ser, de competir. Pero siempre acompañando a nuestros compañeros, nosotros nos basamos en lo que somos como grupo. Y por ahí ese enojo, que es positivo porque nadie tira nada para atrás, hay que transformarlo en energía para dar lo mejor de uno en cada día y entrenamiento.

Pinola, Maidana y un título de galera y bastón. (Prensa River)

Pinola, Maidana y un título de galera y bastón. (Prensa River)

-¿Te imaginás qué va a decidir Gallardo sobre su futuro?

-No tengo ni idea qué va a hacer, pero él sabe lo que tiene acá, sabe el grupo que tiene, cómo es el día a día con nosotros. Se merecía este título, y lo acompañamos en este camino otra vez.

Mirá también

-¿Cómo viven ustedes esa incertidumbre que hoy tienen todos los hinchas de River?

-A ver… Ya sabemos cómo es Marcelo: es muy inteligente, piensa todo, les da vueltas a las cosas millones de veces. Y la decisión que tome creo que no será una decisión apresurada. No hace falta que con palabras le expresemos lo que él tiene, lo que puede seguir dando acá. Pero con eso te digo todo, ja.

Mirá también

-Ya sos entrenador recibido. ¿Qué cosas tomaste de él en todos estos años?

-Muchísimo. Obviamente que cada uno es como es, trata de incorporar cosas, pero copiar es imposible. Desearía tener los mismos logros, o una pequeña parte de ellos. Pero su personalidad es muy especial, única. Hay que mirar para intentar tomar cosas, pero imitarlo a Marcelo es imposible.

Pinola se recibió en los últimos días como DT en la escuela de Vicente López, con Lux y Zuculini.

Pinola se recibió en los últimos días como DT en la escuela de Vicente López, con Lux y Zuculini.

-Como jugador, pero con el marco teórico de DT ya activado, ¿cómo ves a esta nueva camada de jugadores?

-Me produce orgullo verlos, porque son chicos que trabajan, son inteligentes, humildes, que escuchan… Nosotros tratamos de acompañarlos y aconsejarlos, pero después son ellos los que toman decisiones. Se equivoquen o no, como nos pasa a todos, pero intentamos que se les simplifiquen las cosas. Son chicos que tienen que crecer rápido: a algunos les cuesta un poco más, pero que lo consigan es nuestro mayor logro.

-¿Julián Álvarez es especial?

-Juli es muy profesional, tiene mucho potencial para dar y las oportunidades llegan. Tiene que seguir así, con la cabeza fuerte, porque puede ser un jugador fundamental en el futuro.

Mirá también

-¿Qué te representó la ovación de la gente, antes, durante y después del partido?

-Fue muy lindo. Y te tengo que ser sincero: me sorprendió. Que me sigan reconociendo así era algo que no me esperaba.

-¡¡¿Por qué?!!

-Porque estuve mucho tiempo afuera, sin jugar, el equipo se había acomodado y, bueno, son esos pensamientos que le agarran a uno. Pero el agradecimiento con la gente es eterno.

-Gallardo siempre dice que le cuesta mirar hacia atrás y darse cuenta de lo que ganó. ¿Te pasa parecido? Si no, es difícil que te sorprenda la ovación…

-Sí, puede ser. Es tal cual. Siempre miro para adelante, disfruto, pero creo que disfruto con el tiempo. Hoy soy la persona más feliz que pueda haber, pero creo que cuando vas viendo lo que pasó y lo van repitiendo es cuando te das cuenta de lo que estás logrando. El jueves cuando salí a la cancha me acordé de muchas cosas. Ver a toda la gente acá, la cancha explotada…

Mirá también

-¿De qué te acordabas?

-De cuando iba al Monumental de chiquito, muchas veces. De la final de la Libertadores del 96 con mi viejo. Y ahora conseguir el campeonato con mi familia acá, con mis hijos, que están terminando la escuela e hicieron el sacrificio de venir a verme… Son tantas emociones que te pasan por adentro que son difíciles de contar.

Pinola de niño: de River desde la cuna.

Pinola de niño: de River desde la cuna.

El futuro de Pinola: “Seis meses o un año más”

-Vas a seguir jugando al fútbol: ¿cómo llevás estos últimos años de tu carrera?

-Hoy quiero disfrutar, pero mi idea es seguir, sí. Es lógico que se hable de retiro por una cuestión de la edad que tenemos con algunos jugadores del plantel. Pero después, en lo personal, tengo que hablar en el próximo tiempo a ver qué es lo que los dirigentes piensan también sobre mi continuidad. Me siento bien, voy a querer seguir si siento que compito. Será una charla entre las dos partes seguramente.

Javier Pinola no tomará, por ahora, el mismo camino que Leonardo Ponzio: a los 38 años (el 24 de febrero cantará 39), el zurdo siente que todavía tiene cuerda para rato más allá de que ya proyecta su futuro en el club, que probablemente lo encuentre con un trabajo de campo en la parte juvenil en un principio (Ponzio lo haría en la Secretaría Técnica al lado de Francescoli, aunque aún no se sabe si antes se tomará un tiempo de descanso).

Al central se le vence su contrato en diciembre como a Lux (continuaría como entrenador de arqueros) y Bologna (de futuro incierto aún), pero ya tiene decidido continuar un tiempo más, como Jonatan Maidana, otro que debería renovar a fin de año y que en este semestre no jugó tantos partidos y estuvo un buen tiempo lesionado.

Pinola, así, ya sin Ponzio en el plantel según lo que anticipó el propio mediocampista, quedará como el gran capitán de este plantel, el líder de mayor ascendencia. Para River es importante que siga un tiempo más.

Ponzio le dejará la cinta al 22.

Ponzio le dejará la cinta al 22.

-¿Te pusiste plazos para lo que queda de tu carrera en el fútbol?

-Hoy, te soy sincero, quiero disfrutar de esto. Quiero seguir jugando, seis meses o un año más, lo veremos. Nos tenemos que sentar a hablar con los dirigentes, charlar y ahí ver qué piensan ellos. Me siento bien, quiero un año normal, que no haya lesiones como las que me tocó pasar en este año y ahí sí decidir qué hacer.

-Lo que es seguro es que si seguís, es en River. ¿No?

-Siempre dije que mi carrera como jugador va a terminar en River o en el Nuremberg (donde es ídolo y referente: una tribuna lleva su nombre). Son los dos lugares que siento como mi casa. Pero mi idea es juntarme con los dirigentes acá: disfruto mucho de todo esto, me levanto con ganas, los entrenamientos los vivo con alegría y responsabilidad. Cuando te acostumbrás a competir constantemente, querés estar ahí.

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Mirá también

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here