El futuro de Álvarez, con telaraña para cortar

0
35


El futuro de Julián Álvarez no es una cuestión de Estado entre los hinchas de River sólo porque la continuidad de Marcelo Gallardo inunda los chats y monopoliza las preocupaciones entre los fanáticos. En otro escenario, no habría otro tema más importante en charlas informales en cafés y formales en medios de comunicación. “Ahora quedan tres o cuatro partidos y después se verá. Queremos terminar el torneo de la mejor manera. Tengo que mantener los pies sobre la tierra gracias al grupo, a mi familia y mi representante”. Las palabras del goleador furioso del River campeón dejaron la misma estela de dudas que cuando el Muñeco habló sobre su próximo paso, aún sin definir.

Álvarez no tribuneó ni por un segundo (una virtud su franqueza, aunque duela y preocupe), señal que no quiere dejar ninguna postura definida, porque con toda lógica, su destino está atravesado por múltiples circunstancias, intereses y variantes que pueden modificar la situación en un instante, y para cualquier lado.

Mirá también

Real Madrid, Inter, Milan, Leverkusen, Juventus, Aston Villa y Ajax mostraron su interés (con más o menos reserva) pero por él, bajo la superficie, debe haber decenas de consultas semanales de agentes y representantes. Un jugador con esa proyección es oro en polvo para un fútbol que gasta millones sin despeinarse.

Entonces, el deseo de River de conservar a la joya choca con dos realidades que se potencian y le hacen el juego de pinzas a Gallardo y la CD. Por un lado, la atención caliente del mercado; por el otro, la situación contractual del delantero que es muy delicada para los intereses del Millo. El vínculo con Álvarez vence en diciembre del 2022, con una cláusula de rescisión (20 millones de euros) que quedó corta por la tremenda evolución que tuvo Julián en el semestre. Sin ir más lejos, sus 17 goles en un torneo que aún no finalizó lo ubican hoy como el mejor delantero Sub 21 del mundo en ligas, por encima de figuras como Erling Haaland, por ejemplo.

Mirá también

Entonces, River está en una lucha desigual, porque siente a los buitres sobrevolar el cielo buscando una oportunidad para robarse a su estrella. “Creo que Julián se puede quedar un tiempo más en Argentina. Si se va a un club europeo puede quedar un tiempo relegado y corre riesgo de perderse el Mundial. Y si se queda en nuestro país y puede mantener el nivel, su cotización y su valoración va a ser más grande”, dijo días atrás Rodolfo D’Onofrio.

El caramelo le quedará, elecciones mediante, a la nueva conducción que podría encabezar Brito, que ya deberá lidiar con resolver la continuidad de Gallardo o, en su defecto, encontrar un reemplazante para un irreemplazable. Y el escenario arde: la cláusula de 20 millones, menos los impuestos, suena a una transferencia de cabotaje para alguien destinado a ser una estrella mundial, con el agravante que River posee el 85% de los derechos: el 15% restante es de la Liga Deportiva Atalaya de Córdoba, el club que formó a Julián.

Mirá también

Así, mientras Álvarez festeja el título con la máscara de Spiderman, la telaraña que se teje alrededor acelera el corazón de los hinchas, que sueñan con que el cordobés sea la carta ganadora en la próxima Libertadores. La incertidumbre, por ahora, domina el centro de la escena.

Mirá también

Todos los goles de Álvarez en el torneo

Mirá también

Mirá también

Mirá también

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here