El futuro de Delfino

0
6


La segunda parte de la entrevista a Carlos Delfino, exclusiva con Olé, apunta a su futuro, el cual él subordina a su presente y a su cuerpo básicamente, a los mensajes que le manda.

Mirá también

Delfino en la práctica (Prensa CAB).

Delfino en la práctica (Prensa CAB).

-¿Cuál es tu objetivo en la Selección? ¿Te gustaría llegar a otro Mundial, Juegos Olímpicos? Porque ahora tenés más competencia que antes…

-Yo juego. Juego y tengo otro año más de contrato en Pesaro. Y tengo 39 años. Sé que esto no va a ser para siempre, sé que no voy a ser eterno. Va a ser cuestión del entrenador, de elegir. Honestamente ni cuando estaba en la NBA estaba tan seguro de quedar en el equipo.

-¿En serio?

-Mirá, me acuerdo en el Mundial 2006, en la preparación, éramos muchos jugadores jugando en la NBA y estábamos con Walter Herrmann, éramos compañeros de cuarto, dos campeones olímpicos y estábamos jugando en Santa Fe. Cuando jugábamos bien y cuando hacíamos las cosas bien, entre nosotros festejábamos porque decíamos que íbamos a quedar. Estamos hablando que los dos jugábamos en la NBA, él estaba en un momento top, había sido MVP en Europa, yo estaba en la NBA hacía dos años. Y en ese momento tampoco estábamos seguros de estar.

-No hay credenciales…

-Eso no quiere decir nada, por eso hablo de la meritocracia de quién está, quién no, quién está con el poder de elegir. Lo que siempre pensé es que quien estuvo en cada torneo lo ha merecido por su rendimiento y siempre respeté cuando estuve adentro y cuando estuve afuera. Ni lloré cuando estuve afuera como tampoco apunté con el dedo a alguien diciendo que no se lo merecía, ni me sentía regalado cuando me tocó estar adentro o elegido mal. Cada entrenador tiene la suerte de elegir y está para lo que está, y los jugadores tienen que adaptarse a formar un equipo de la Selección Nacional. Que significa armar el mejor grupo posible para competir.

Mirá también

-¿Tu futuro?

Mientras tanto, como te digo: tengo un año más de contrato, pienso seguir jugando este año, tranquilo, tengo otro año también para jugar y lo voy a jugar seguramente, y después, si se estira… No sé si hay algo más o no. Yo siento que estoy competitivo ahora. Si me tocará dar un paso al costado, no lo sé. Pero no pienso forzar nada, y estoy siempre tratando de ser positivo para aportar, no para tirar hacia atrás ni trabarle la rueda a alguien.

-Manu Ginóbili jugó su último partido a los 40. Luifa Scola lo hizo a los 41. Vos tranquilamente los podés pasar…

-Noooo. Yo no compito con nadie. Mi competencia fue reinventarme y contra mi físico más que nada. Realmente envidié siempre a Manu y a Luis, por la salud de la que han gozado y por haber estirado tanto sus carreras. Es lo primero que respondo cuando me preguntan por qué estoy jugando. Por qué sigo jugando en Italia. Estoy en un equipo que quizá ahora está peleando abajo, no en uno de arriba, siendo posible estar en otro lugar más importante, jugando otros campeonatos.

La sonrisa de Delfino (Prensa CAB).

La sonrisa de Delfino (Prensa CAB).

-Pero estás contento en Pesaro.

-Yo tengo la suerte de estar haciendo lo que me gusta, cerca de mi familia; mis hijos van a la escuela de siempre, duermo en mi cama y en mi casa. Entonces todo esto ayuda para que yo pueda seguir despuntando este vicio. En el momento en que me dé cuenta que es más una carga, puede pasar en dos meses o en cinco años, lo voy a sentir. Yo voy a seguir escuchando mi cuerpo, voy a seguir escuchando cómo me siento, como lo hago día a día. Hoy me estoy divirtiendo, hoy no lo sufro, y realmente de esta manera puedo seguir haciéndolo. Entonces me resultaría un poco loco estar pensando mucho más lejos. Mi cuerpo me ha enseñado que tengo que ir más día a día y no pensar tanto en planes a futuro. Después el tiempo dirá. Mientras tanto, tranquilidad y a seguir trabajando.

-Con el premio de tener puesta la camiseta argentina…

Mirá también

-Que es lo más lindo que hay, es el premio que he tenido desde que he vuelto.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here