Sin Rojo ni Zambrano, vuelve la dupla central récord en Boca

0
11


No debe haber otro plantel en el fútbol argentino con cuatro marcadores centrales de la categoría de los de Boca, con Carlos Izquierdoz, Marcos Rojo, Carlos Zambrano y Lisandro López, dos duplas que podrían ser titulares tranquilamente, sin importar el orden de los factores.

Mirá también

Mirá también

Mirá también

¿Que para este sábado ante Lanús no estarán Rojo ni Zambrano? No importa, López-Izquierdoz sigue estando entre las parejas centrales con mejores números de la historia del club e incluso por encima de las que formó Cali con Marquitos y con el peruano.

Lopez e Izquierdoz, en el partido con Sarmiento de Junín, en febrero de este año.

Lopez e Izquierdoz, en el partido con Sarmiento de Junín, en febrero de este año.

Desde que empezaron a jugar juntos a principios de 2019, cuando Licha llegó por pedido de Gustavo Alfaro, sumaron 60 partidos, con 30 victorias, 18 empates y 12 derrotas, con un porcentaje de puntos de López-Izquierdoz del 64,8% y 34 goles recibidos por el equipo.

Por otra parte, Izquierdoz-Rojo sacaron el 46,9% de los puntos, con siete triunfos, diez empates y cinco derrotas. Mientras que Izquierdoz-Zambrano obtuvieron el 53%, con ocho, once y tres.

De hecho, sólo la supera en los últimos diez años la imbatible dupla que conformaron Rolando Schiavi y Juan Manuel Insaurralde entre 2011 y 2012, con Julio César Falcioni como DT, con 24 victorias, 12 empates y 2 derrotas, y un impresionante 73,68% de los puntos obtenidos.

La situación de Licha

Desde ya, López no perdió el puesto en la cancha ni por rendimiento y mucho menos por números. Primero lo relegó la llegada de Zambrano, un jugador de selección que formó parte del primer mercado de pases de la gestión de Riquelme y su Consejo de Fútbol.

Mirá también

Mirá también

“Creo que Carlos tiene toda la experiencia y capacidad para vestir la camiseta de Boca. Necesitábamos defensores de verdad y de categoría, y él la tiene”, dijo Jorge Bermúdez en la presentación del peruano, en una frase que hizo mucho ruido, porque destrozó a los centrales que estaban en el plantel.

Pese a los elogios de antemano, Zambrano nunca logró afirmarse y ganarse un lugar, y quedó marcado por errores en varios goles. Y a comienzos de este año llegó Rojo, con su trayectoria y jerarquía indudable, recuperada en este semestre luego de seis meses de puesta a punto.

Mirá también

Así y todo, por lesiones o ausencias de los centrales que están por delante suyo, Licha suma 21 partidos en el año sin defraudar, pero consciente de cuál es su realidad, tal como dijo después de su última aparición ante Atlético Tucumán.

“Entreno siempre para estar. Para jugar. Seba sabe bien que estoy para cuando me necesite. Me mata no jugar, me mata sentarme en el banco y ver a mis compañeros dejando todo… Lo hago con mucho respeto, con mucho trabajo”, dijo el marcador central que este sábado volverá a tener una chance de jugar con la azul y oro. Tal vez una de las últimas, si es que a fin de año decide mudarse para tener más continuidad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here