“Estaba mal apuntalado el encofrado de la losa”

0
80


Gente que va y viene en la cancha de Ferro. Después del derrumbe que se dio este miércoles y en el que sólo un milagro puede explicar la ausencia de heridos graves, los peritajes se suceden en Caballito. Cada elemento que formaba parte de la construcción se está analizando en manos de los expertos del Gobierno de la Ciudad. Y el fiscal Luis Arnaudo, del Fuero Penal, Contravencional y de Faltas, investiga lo sucedido. Por el momento, fuentes judiciales le informaron a Olé que los cinco operarios heridos ya están en sus casas, fuera de peligro. Y un dato potente: “El informe preliminar de los bomberos que ya está en manos de la la Fiscalía sostiene que ‘estaba mal apuntalado el encofrado de la losa’”.

Los datos finales de los bomberos estarán recién el martes. En tanto, Arnaudo analiza toda la documentación que le pidió al club relativa a la obra y le solicitó al Gobierno de la Ciudad todos los permisos de obra para ver en qué estado se encontraban.

Al respecto, Clarín informó que “la obra en la tribuna en la cancha de Ferro era ilegal: había sido clausurada en enero de este año por el GCBA, al carecer de la documentación que registrara -y habilitara- esa construcción”. Y añadió, en boca de fuentes del propio Gobierno: “El 5 de marzo y el 28 de julio se constataron dos violaciones de clausura y en ambas instancias se dio intervención a la Justicia”.

Imágenes del derrumbe en Ferro.

Imágenes del derrumbe en Ferro.

El primero que se acercó a declarar en la Fiscalía fue Daniel Pandolfi, el presidente de Ferro. Ante la consulta de Olé, sostuvo: “Llevé 22 expedientes de la obra al Juzgado. En enero hubo un aviso del Gobierno, por eso pusimos a un gestor para que se encargara de presentar todos los papeles respectivos. Ante eso, pensamos que las cosas se habían solucionado. Si en marzo y julio volvió a pasar lo mismo no es algo de lo que esté al tanto”.

La obra a cargo del Estudio de arquitectura Kras avanzó durante la pandemia: los primeros llenados de hormigón fueron en diciembre del año pasado. Después vendrían las denuncias a la obra por parte del GCBA, pero el trabajo nunca se detuvo.

Pandolfi sostuvo que “el arquitecto responsable sigue en estado de shock. Sólo pude hablar con el capataz y algunos obreros, que son empleados del club. El propio capataz me dijo que él revisó el apuntalamiento mil veces e incluso habíamos reforzado la cantidad que se había pedido en un primer momento. Y los materiales eran todos de primer nivel”.

Por las manos del fiscal seguirá pasando información clave para develar qué ocurrió en Ferro. Por ahora, el estadio está habilitado y el equipo jugará allí.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here