cortar el karma con sus hijos en la cancha

0
68


Por estas horas, Braian Romero está subido a una montaña rusa emocional que lo lleva a pasear por todo tipo de estados. Va de la euforia a refugiarse en la calma que le ofrece la fe; se le cruza la pasión del hincha con el deseo de revancha, e inevitablemente proyecta en su mente la película que siempre soñó de pibe y que por fin tendrá el escenario apropiado y armado a medida. Porque el delantero anhelaba jugar su primer superclásico en el Monumental y lo podrá hacer justo en el regreso del público a las canchas y con su familia en las tribunas.

Mirá también

En el lugar donde de joven militaba la pasión del hincha (él se ubicaba en las primeras filas de la San Martín Alta), ahora sus hijos podrán verlo con la banda roja cruzándole el pecho. Y se le hace agua la Boca…

Mirá también

Así como por sus venas corre sangre millonaria, en las entrañas lleva el grito de gol aferrado. Y es por eso que a este delantero 30 años le resulta imposible no seguir lamentándose por esas situaciones inmejorables que falló hace casi dos meses en su debut en un Súper. Y que, para colmo, se dieron en un choque definitorio por los octavos de final de la Copa Argentina y que terminó en eliminación para River. Si bien a su remate de media distancia que se fue cerca de un ángulo le falto calibración, la jugada más insólita fue la que no pudo tocar a la red, de frente al arco: Rossi desvió apenitas un centro de Álvarez y lo descolocó. Para colmo, en la tanda de penales la tiró afuera.

Ése fue el cierre que jamás pensó para su estreno en el River-Boca, que le taladró el cerebro y el alma. Por decirlo de otra manera, alimentó el karma que el ex Defensa arrastra a lo largo de su maratónica carrera y que tiene al Xeneize como principal protagonista: en las seis veces que lo enfrentó (sumando sus pasos por Argentinos, Independiente, Defensa y Athlético Paranaense) jamás le pudo convertir. Y eso que lleva más de 70 gritos acumulados en su haber…

Por eso se entiende que en esta semana tan particular, el hombre que eligió Gallardo para ocupar la plaza que dejó vacante Rafael Santos Borré viva una revolución interna. Aunque hay una situación que le permite poner en orden las emociones: hace tiempo que estaba deseando que sus tres hijos y su familia pudieran verlo en el Monumental con la piel de gallina.

Por eso, el marco invita a soñar con tener su chance -de titular o entrando con gol como en el 3-1 a Central Córdoba– y tener un superclásico redondo. Sería el combo perfecto.

Todos los goles de Romero en River

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here