Villa y su promesa de baile en el Monumental

0
70


¿Qué harías si sos el técnico de Boca, se viene tu primer superclásico y el jugador que Juan Román Riquelme señaló no hace mucho como el mejor del fútbol argentino estará en condiciones de volver, luego de ceder en su posición de no jugar más en el club y haber cumplido la sanción aplicada por la dirigencia? ¿Qué harías si ese mismo jugador todavía es el máximo goleador del equipo en 2021 y viene de meterle dos goles a River? ¿Y si encima está con la confianza por las nubes, a tal punto que ya se imaginó festejando en el Monumental?

Sebastián Villa, de él se trata, no tiene dudas, según revelan quienes lo ven entrenarse todos los días en el club y lo escucharon vaticinar lo que puede ocurrir: “Está con todas las ganas. Si lo ponen, comentó que va a hacer un gol y que va a bailar como siempre lo ha hecho”.

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Sebastián Battaglia es el que decidirá y recién tendrá por primera vez a Villa en su plantel a partir de este jueves, realmente muy encima del superclásico del domingo. Algo así, en la mayoría de los casos, sería determinante para no tener en cuenta a cualquier integrante de un plantel al menos hasta el siguiente partido. Llevaría a que el futbolista tuviera que romperse el lomo en los entrenamientos para ganarse una oportunidad en un equipo que viene bien, con un invicto de ocho partidos, con cinco victorias, dos empates y una clasificación por penales.

Pero Villa no es un jugador más y se vuelve una tentación tenerlo por lo menos sentado en el banco como alternativa. Por un lado, ya lo dijo de forma categórica Riquelme antes de la serie de desencuentros que se produjeron luego de la eliminación de la Copa Libertadores ante Atlético Mineiro. Y por otro, los atributos naturales físicos del colombiano, los cuales le permiten no sufrir los parates y ponerse al 100% muy fácil, tal como ocurrió luego de la suspensión que atravesó un año atrás por la causa judicial por violencia de género.

“Es un superdotado físicamente”, lo definen. “Cada vez está yendo con mejor mentalidad a entrenar. Si lo ponen va a rendir de la mejor forma posible. Físicamente está muy bien y anímicamente mucho mejor de lo de la madre”, le cuentan a Olé.

Hace 70 días…

El último partido de Villa fue el 20 de julio contra el Mineiro en Brasil. Al regreso completó los siete días de aislamiento impuestos por el Ministerio de Salud y luego se produjo el cortocircuito. Se enojó por una nueva oferta rechazada, en esa ocasión del Brujas de Bélgica, primero dejó de ir a entrenarse y después se fue a Colombia sin permiso formal del club.

Mirá también

Una vez de vuelta en el país y completado un nuevo aislamiento, cedió en la decisión de no jugar más en Boca, se presentó a los entrenamientos y tuvo que aceptar una sanción de 15 días entrenándose solo, sin jugar los partidos y sin cobrar el sueldo. “Estuvo solo con Toto (Salvio) y en estos días ya se suma al grupo. Está esperando a ver qué le dicen”.

Ya en los últimos partidos en la Bombonera, ante Defensa y Colón, Villa se mostró por primera vez cerca del equipo, sentado en la platea con aquellos que no les tocaba estar entre los convocados y con otro ánimo. “Extraña jugar. Cuando veía a sus compañeros decía que tenía muchas ganas de estar ahí, nuevamente adentro del campo”.

Los hinchas parecen enojados por el desplante y un buen porcentaje lo dejó bien claro en la encuesta de Olé. Villa está con todas las pilas para volver a salir a la cancha y sabe que con buenas actuaciones (y más si le toca contra River) rápidamente todo puede quedar en el pasado. Battaglia y el Consejo de Fútbol tendrán la última palabra. ¿Lo sacarán a bailar?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here