“No quería ser una mochila de piedras para Sanyo”

0
7


La separación de Fernando Belasteguín y Daniel ‘Sanyo’ Gutiérrez fue la noticia de la semana. Ni siquiera el Open de Lugo (que coronó a unos grandísimos Ale Galán y Juan Lebrón) pudo correr del centro de la escena al fin de una de las parejas que los fanáticos del pádel más pidieron. Fue el puntano quien días atrás confirmó el “fin del proyecto” en una entrevista con Data al Drive, agregando además que la decisión no había sido suya.

Mirá también

Sanyo Gutiérrez y Belasteguín jugaron 11 torneos juntos, de los cuales ganaron tres.

Sanyo Gutiérrez y Belasteguín jugaron 11 torneos juntos, de los cuales ganaron tres.

Luego de haber disputado su décimo primer torneo como pareja (NdR: fueron campeones en tres de ellos, además de haber alcanzado una final), Fernando Belasteguín atendió a Olé desde su hogar en España para aclarar los motivos de su determinación, algunos de los cuales adelantó en un posteo que realizó en sus redes sociales luego de la eliminación en los cuartos de final del Open de Lugo vs. González – Rico.

Mirá también

“Lo primero que quiero dejar en claro es que con Sanyo terminamos genial. La relación personal que tenemos es buenísima”, remarcará el Jefe en Olé, en sintonía con las palabras que había esbozado del oriundo de San Luis: “Con Bela no tuvimos ni una discusión. Todo siempre fue excelente”.

En relación a su futuro, Belasteguín aún no confirmó quién será su nuevo compañero -lo hará esta misma semana- aunque todo indica que se trataría del español Arturo Coello (1,90 metros, 18 años y zurdo), quien este año tuvo su gran explosión de la mano de Miguel Lamperti y viene de llegar a semifinales en el Open de Lugo junto con Alex Arroyo.

La unión de Bela y Sanyo era una de las más pedidas por los fanáticos. Ganaron tres títulos.

La unión de Bela y Sanyo era una de las más pedidas por los fanáticos. Ganaron tres títulos.

– ¿Por qué tomaste la decisión de separarte con Sanyo? ¿Qué fue lo que quisiste decir con el tema del “respeto” en tu posteo?

Tomé la decisión de hablar con Sanyo luego de varios torneos en donde sentía que se había perdido la confianza y paciencia sobre mí. Yo entendí que era mejor dejarlo acá en lugar de seguir juntos con el riesgo de enojarnos y faltarnos el respeto. Sé que, por mi lesión y por mi juego en los últimos torneos, las expectativas que él podría tener eran diferentes a lo que yo podía brindarle, así que no quería ser una mochila de piedras de un gran jugador como Sanyo.

También sé que él va a volver a ganar torneos muy pronto, pero si seguíamos con estas sensaciones que tuvimos en los últimos torneos corríamos el riesgo de decirnos cosas en caliente y en definitiva eso es “faltarse el respeto”. Y como autocrítica, me reprocho que no fui capaz de sacar la mejor versión de la pareja. Por suerte terminamos luchando juntos hasta la última pelota y hoy puedo mirar a la cara a Sanyo porque hice todo lo que estaba a mi alcance para rendir de la mejor manera.

– ¿Cuál es tu balance de este ciclo?

Para mí el balance es muy positivo. Ganamos tres torneos de 11 que jugamos, pero además hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance para rendir como pareja. Eso es una gran tranquilidad personal.

A partir del Open de Menorca, cada uno jugará con su nueva pareja.

A partir del Open de Menorca, cada uno jugará con su nueva pareja.

– ¿Crees que hubo un quiebre en el juego tras tu lesión en la semifinal de Santander, como dijo Sanyo?

Sí. No me cabe duda que la lesión influyó, más que nada a nivel mental por la vulnerabilidad que eso implica. Luego de la recuperación rapidísima (NdR: acortó los plazos tras haber pasado dos semanas de intenso trabajo en L’Eremita, la mansión del italiano Gianluca Vacchi) ganamos Valencia jugando muy bien ante Galán y Lebrón, los número uno.

Pero a partir de ahí no volvimos a encontrar más nuestro juego y a medida que se iban acumulando errores (NdR: eliminaciones en primera ronda en el Master de Cascais y el Open de Sardegna), la tolerancia era cada vez más baja y eso podía hacer que en algún momento nos enojásemos. Y la verdad, no valía la pena que pase eso en dos jugadores con nuestra edad y con el respeto que nos tenemos.

– ¿Con tus parejas anteriores habías llegado a tener momentos como éstos?

Era otro momento y edad de mi carrera. Siempre se pasan momentos así en las parejas pero con Juan Martín Díaz o con Pablo Lima nunca me sentí como una mochila para el desarrollo de la carrera de mi compañero. Ahora sí lo sentía y por eso se lo dije tal cual a Sanyo.

– ¿Y ahora qué buscarás? ¿Cuál es tu idea a futuro?

En mi nueva pareja busco ilusión para competir juntos. Quiero disfrutar de la grandísima suerte de seguir compitiendo en el máximo nivel. Por mi parte voy a trabajar como lo hice toda mi vida con ilusión y compromiso para ser competitivo. Puedo decirte que la nueva etapa será una combinación de la frescura de la juventud y mi experiencia competitiva.


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here