el pasado como hincha de Colón del DT de Boca

0
5


El año lo recuerdan bien. Fue en 1996, con Colón recién ascendido a Primera. El equipo de Leo Díaz, Ameli, el Negro Ibarra, Saralegui, Huevo Toresani, Uliambre, Vidal González y Carucha Müller. Lo que no está claro es el rival, aunque algunos creen que fue en un partido contra Lanús en el Cementerio de los Elefantes. Sebastián Battaglia y Franco Marcovecchio, ambos santafesinos y jugadores de las Inferiores de Boca, aprovecharon un fin de semana libre para volver a sus casas y, de paso, ir a la tribuna a alentar a uno de los clubes más importantes de la ciudad. Sí, Battaglia, el jugador más ganador de la historia xeneize con 17 títulos y actual entrenador de la Primera, de chico simpatizaba por el Sabalero. El rival de este domingo.

Mirá también

Mirá también

Mirá también

La foto de un Battaglia de 15 años alentando es prueba fiel de esa simpatía. “Salimos los dos de Ciclón y nos fuimos juntos a Boca en enero de 1996. Primero estuvimos en la pensión de La Candela y después en Parque Sarmiento. Estábamos todo el día juntos. Y siempre que había un fin de semana libre nos veníamos para Santa Fe y seguíamos juntos. Justo se dio que jugaba Colón y mi viejo nos llevó a la cancha“, cuenta Marcovecchio a Olé desde Santa Fe.

Sebastián Battaglia en la tribuna de Colón, en un partido frente a Lanús en 1996, junto a su amigo Franco y el padre de éste.

Sebastián Battaglia en la tribuna de Colón, en un partido frente a Lanús en 1996, junto a su amigo Franco y el padre de éste.

 “Yo en la foto soy el que se parece  Wanchope, me cargan por eso, y mi papá es el que está medio atrás de Seba”, agrega el ex compañero de Battaglia, quien estuvo solamente ese año en Boca, luego pasó por las Inferiores de Colón y Unión, probó suerte en el ascenso de Escocia y de Italia, y finalmente dejó para retomar los estudios. Hoy es ingeniero industrial, pero sigue muy en contacto con el entrenador. “Soy hincha de Colón, pero el otro día le dije: ‘Me estás haciendo gritar los goles de Boca'”.

Mirá también

Ese Battaglia de 15 años incluso se comió un fuerte reto de Jorge Griffa cuando contó para una revista especializada de Inferiores que era hincha de Colón. “Vos tenés que decir que sos de Boca”, le dijo el reconocido descubridor de talentos que en aquel momento estaba al frente del fútbol juvenil xeneize, según recuerda Marcovecchio.

Franco Marcovechio, en la despedida de Battaglia.

Franco Marcovechio, en la despedida de Battaglia.

Sebastián Battaglia con su ex compañero y amigo Franco Marcovecchio.

Sebastián Battaglia con su ex compañero y amigo Franco Marcovecchio.

Pese a ser hincha, Battaglia nunca estuvo cerca de sumarse a la cantera del Sabalé. Arrancó en Luz y Fuerza, el equipo de un sindicato, y luego pasó a Ciclón Racing, que jugaba en la liga santafesina. Su entrenador desde los 6 a los 15 años Juan Chena nunca consideró que las Inferiores de Colón y Unión estuvieran a la altura y miraba más hacia Rosario o Buenos Aires. “Fuimos dos o tres veces a Newell’s, me decían un día que sí y otro que no, daban muchas vueltas. También a Central, pero decían que no había lugar en la pensión. Y después a San Lorenzo, donde ya había quedado cuando me llamó Regenhardt y me convenció de llevarlo a Boca. Dios existe, pero atiende en Buenos Aires“, explica Chena a Olé.

Sebastián Battaglia y su descubridor Juan Chena.

Sebastián Battaglia y su descubridor Juan Chena.

Juan Chena y Sebastián Battaglia, en los comienzos en Santa Fe.

Juan Chena y Sebastián Battaglia, en los comienzos en Santa Fe.

Su llegada a Boca

En Boca, a Battaglia lo vieron en una prueba organizada en Santa Fe, sin dudar Griffa se lo llevó para Buenos Aires a la semana siguiente y apenas dos años después debutó en Primera sobre el final del torneo Clausura 98, en un interinato de Carlos García Cambón, quien lo conocía de la Reserva y le dio la oportunidad frente a Gimnasia y Tiro de Salta. Jugar en Colón nunca fue una posibilidad. Aunque luego de una larga y exitosa carrera que terminó temprano en Boca debido a una lesión, se quedó con las ganas…

Battaglia, en Boca 2 - Colón 3 en la Bombonera, por el Apertura 96, junto a sus compañeros Manduca, Marcovecchio y Bonaveri.

Battaglia, en Boca 2 – Colón 3 en la Bombonera, por el Apertura 96, junto a sus compañeros Manduca, Marcovecchio y Bonaveri.

Un Colón-Boca de 2009 incluso provocó el enojo de Battaglia, por los insultos que recibieron Ibarra y él durante todo el partido. Perdían 1-0 y se fue expulsado Riquelme, pero le dieron vuelta con doblete de Palermo y uno de… Battaglia. Que lo gritó fuerte. “Yo no se qué habré hecho acá, porque desde chiquito dije que era simpatizante de Colón, y sin embargo se escuchaban insultos todo el tiempo como si yo fuera su enemigo. Yo hago pocos goles y cuando me toca convertir, los grito”, explicó luego del encuentro que terminó 3-1.

El enojo, sin embargo, no fue para siempre. Fue momentáneo. “En aquel momento me tocó irme a Buenos Aires a jugar porque no se me dio la chance de jugar en Santa Fe, pero hubiese estado lindo tener la posibilidad y vestir la camiseta de Colón, porque también mi familia tiene simpatía por estos colores. No se dio y nunca se me cruzó la chance”, reconoció el propio Battaglia hace varios años, ya retirado.

Mirá también

“La familia Battaglia siempre tuvo simpatía por Colón, pero quienes me conocen saben que soy la más intensa como hincha de Colón. Yo ya vi campeón a Colón, ahora quiero ver a mi hermano campeón como entrenador con Boca Juniors“, completó su hermana Natalí.

Este domingo, en la Bombonera, tendrá su primera vez desde el banco frente al club del que toda su familia es hincha y que tanto tiempo atrás tuvo en medio de la tribuna al jugador más ganador de la historia de Boca. Y al actual DT.

Sebastián Battaglia con su hermana Natalí.

Sebastián Battaglia con su hermana Natalí.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here