Una constante del Muñeco: sus golpes de Simón

0
14


Reinvención. Marcelo Gallardo hizo un culto de este concepto durante todo su ciclo como entrenador de River. Lo aplicó en los retoques del equipo en cada semestre y también, con varios jugadores. A veces en forma eventual o de emergencia. En otras, puntuales y estructurales, modificando el puesto de los futbolistas: Gonzalo Montiel de lateral derecho y Enzo Pérez de volante central son los casos testigo más trascendentes. Y el último ejemplo fue la titularidad de Santiago Simón como marcador de punta ante Arsenal. Otro golpe de timón oportuno y acertado del Muñeco.

La baja de Casco (desgarro en el isquiotibial izquierdo) y el flojísimo nivel de Alex Vigo impulsaron al entrenador a buscar una mejor alternativa que el ex Colón para reemplazar a Milton. Y como sabía que el planteo de Arsenal se enfocaría en refugiarse en defensa, Napoleón evaluó que las cualidades del volante ofensivo de 19 años podrían encajar muy bien para esta ocasión. Así, una vez más, le buscó la vuelta con los recursos que tenía a mano y encontró la solución, más allá de que tal vez Simón no siga cumpliendo con frecuencia ese rol que sólo conocía por haber jugado de carrilero (línea de tres atrás) en la Selección Sub 17.

Mirá también

Es parte del ADN de MG como deté lograr una mutación en los futbolistas o darle a esa materia prima la utilidad necesaria según la ocasión, ya sea para cubrir vacantes temporales o para conseguir una evolución superior tanto en los chicos del club como en los más experimentados.

Lo había hecho recientemente con el volante central Felipe Peña como stopper (ante Sarmiento) y primer central (Independiente). Mucho antes, con Driussi, cuando luego de probarlo como volante por las bandas lo potenció como delantero en sociedad con Alario. Con Montiel, cuando precisó transformarlo en lateral a pesar de su formación como zaguero. Con Enzo Pérez como único cinco, un cambio sustancial en la estructura del equipo, y también de central. Con Casco como mediocampista interno en determinadas ocasiones. Y con Zuculini, ya sea de volante interior derecho con llegada al área (y gol) en el tramo final de 2020 o de segundo central ante las ausencias de Paulo Díaz, David Martínez y Rojas en la última triple fecha de las Eliminatorias para Qatar 2022.

Mirá también

Gallardo no sigue ningún manual de estilo. Decide con su ojo, su enorme capacidad, su profundo conocimiento de cada integrante del plantel, su intuición y de acuerdo a las características del rival de turno. No le tiembla el pulso para meter algún volantazo cuando considera que necesita encarrilar el rumbo. Siempre tiene un golpe de timón a mano. Y el último fue un golpe de Simón.

El mano a mano de Olé con Simón

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here