El Popeye ruso corre riesgo de morir si no se opera

0
7


Kirill Tereshin tiene 25 años y lejos de ser conocido por sus grandes actuaciones deportivas, se volvió viral por un experimento que realizó con su propio cuerpo y por el extraño tamaño que tomaron sus bíceps. Ah, y sobre todo por su apodo: Popeye ruso.

El joven, que practica fisicoculturismo, se hizo famoso hace unos años cuando empezó a competir en variadas disciplinas con sus abultados brazos. ¿Cómo llegó a estar así? Buscaba ganar masa muscular en sus brazos a cualquier costo y recurrió a una práctica poco común: inyectarse en los brazos una mezcla casera de aceite, alcohol behenílico y lidocaína.

Mirá también

Las impactantes imágenes de Tereshin.

Las impactantes imágenes de Tereshin.

Mirá también

En un principio, corrió el riesgo de perder ambos brazos y por eso terminó en el quirófano por primera vez. Aunque los médicos le sacaron parte de lo inyectado, sus brazos quedaron abultados ya que decidió suplantarlo por implantes de silicona. Ahora deberá someterse a una nueva cirugía…

Hace unos días, sufrió una dolorosa y llamativa lesión: al joven se le explotaron los músculos de su brazo izquierdo en plena pelea de exhibición. Si bien continuó durante unos minutos, luego debió frenar y mostró a cámara cómo le quedó el bíceps, que cedió en medio de un combate poco estético para los espectadores pero muy friccionado.

Mirá también

Después de aquel suceso, debió atender a los médicos nuevamente para ver cuál era la evolución de su situación y documentó todo para compartirlo con sus seguidores de Instagram y YouTube. En el video comentó su duro presente. “Pronto tendré una tercera cirugía muy complicada y difícil”, arrancó.

ASÍ DOCUMENTÓ LA CONSULTA

Mirá también

Mientras se grababa asimismo sometiéndose a una tomografía computarizada, advirtió las fatales consecuencias a las que se afrontaba si no decidía operarse: desde perder los brazos hasta la muerte. “No sé cómo terminará. Aumenté los brazos cuando tenía 20 años debido a mi propia estupidez. No pensé en las consecuencias. Necesito deshacerme de esta pesadilla”, expresó.

El cirujano Dmitry Melnikov no dio vueltas para alertar sobre las complicaciones de la cirugía: “El riesgo de complicaciones en este caso es muy alto. Pero la inacción no ayudará al paciente. Una sustancia tóxica en el cuerpo a largo plazo puede complicar los riñones y provocar la muerte”.

Mirá también

El ruso Kirill Tereshin.

El ruso Kirill Tereshin.

Mirá también

Tereshin fue persuadido de operarse por Alana Mamaeva, ex esposa del futbolista ruso Pavel Mamaev, quien en el último tiempo se convirtió en una defensora de las víctimas de la cirugía plástica fallida. “Tenía que ayudar a Kirill a eliminar sus mutilaciones horribles”, dijo Alana.

“Tengo mucha suerte de que haya médicos que me atendieron. Dios no quiera que le pase algo a este nervio y no puedo mover el brazo. Realmente estoy muy preocupado, muy asustado. Sé que soy el culpable, debería haber pensado en esto antes. Los implantes me produjeron fiebre alta, fuerte dolor y mucha debilidad”, comentó el Popeye ruso. Todavía no hay fecha confirmada para la operación pero se realizará en Moscú.

Mirá también

Mirá también

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here