El Gallo da pelea en lo más alto

0
15



Llegó al Oeste en 2014, luego de largo recorrido en el Ascenso. Llegó para ganarse un lugar y buscar subir a la vieja B Nacional. A base de esfuerzo y entrega, él se ganó un lugar en el corazón de los hinchas. Fue una de las banderas del ascenso de 2017 y, para acrecentar aún más su historia en el club, decidió quedarse. Símbolo de quite y de juego con los dientes apretados, ayer probó el traje de goleador para que Deportivo Morón consiguiera un triunfazo en Puerto Madryn y quedara bien cerquita de Barracas Central, único líder de la Zona B. Cristian Lillo fue el héroe en el 1-0 frente a Brown.

Con sus 36 años, el volante central se mandó una excursión por el área rival y aprovechó un centro atrás para clavarla bien arriba y llenarse la boca de gol. El 1-0 fue un premio merecido para un Gallito que intentó desde un comienzo quedarse con los tres puntos para no perderles pisada a los líderes. Buscó con la velocidad de Alan Schonfeld y de Santiago Sala por los costados, con la dinámica de Gastón González y la capacidad goleadora de Tobías Zárate, el hijo del Roly y sobrino de Mauro. Pero la carta para abrir el marcador la tuvo Lillo a pocos minutos para el cierre del ST.

Ojo, la visita no la tuvo para nada fácil. Es que enfrente tenía a un Banda que, si bien se encuentra en los últimos puestos de la tabla de posiciones, llegaba con el envión de siete partidos sin derrotas, producto de tres victorias y cuatro empates. Por eso, el triunfo se festejó como de festejó en Morón. Por eso, el triunfo vale muchísimo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here