El triunfo era mío antes del choque Hamilton/Verstappen

0
3


El australiano le dio a McLaren su primer triunfo en la máxima categoría desde 2012 con un sorprendente triunfo en Monza, acompañado por su compañero, Lando Norris, en la segunda posición.

La clave de su éxito fue superar Max Verstappen, autor de la pole position, en la salida y luego mantener su ventaja en las primeras etapas de la competencia.

Y aunque le preocupaba perder su ventaja durante la fase crítica de la parada en boxes, sobre todo porque corría el riesgo de sufrir un undercut, el australiano dijo que en los momentos posteriores a sus cambios de neumáticos fue cuando supo que la victoria era suya.

Reflexionando sobre la gestión de la diferencia con Verstappen hasta las paradas en boxes, Ricciardo dijo que sólo un intento arriesgado de su rival de Red Bull iba a causarle algún problema.

“Hubo algunas vueltas en las que se acercó más, pero nunca tuve que defenderme realmente”, explicó Ricciardo. “Estaba allí, pero sabía que si no cometía un error iba a ser difícil para él (pasar), a menos que se arriesgara por demás”.

“Creo que donde me sentí un poco vulnerable fue al final de ese stint, donde los neumáticos se estaban gastando. Pero creo que los demás también estaban sufriendo. Así que en mi cabeza pensaba que íbamos a ser vulnerables en ese momento”.

“Entré en boxes, y creo que todos los demás también entraron, así que creo que todos estábamos sufriendo en el mismo momento. Y fue entonces, cuando volvimos a salir en cabeza, cuando pensé ‘bien, lo tenemos hoy’, como si a menos que ocurra algo desafortunado pudiéramos ganar esta carrera”.

“Creo que fue entonces cuando llegó la última pizca de creencia que necesitas para rematar, y te quedas pensando: ‘OK, alguien va a tener que quitármelo hoy, porque si no vamos a ganar esto'”.

También lee:

Daniel Ricciardo, McLaren, celebra su victoria en el podio de Monza.

Daniel Ricciardo, McLaren, celebra su victoria en el podio de Monza.

Photo by: Steven Tee / Motorsport Images

Ricciardo dice que no hay duda de que la fortaleza de McLaren a altas velocidades jugó un papel en su súper fuerte fin de semana, pero reconoce que un grado de “rabia” que llevaba después de la clasificación también lo ayudó a nivel personal.

“Creo que este circuito parece adaptarse bien al McLaren”, dijo. “Lo hizo el año pasado. Yo no lo conducía el año pasado, pero obviamente fui testigo del resultado que obtuvo el equipo”.

“Así que sabía que podíamos llegar al fin de semana con cierta confianza sólo con eso. Luego, probablemente, hubo dos cosas en mi caso, como el hecho de que me encanta el circuito”.

“Siempre me ha gustado este circuito, siempre ha sido divertido, es uno con el que normalmente me siento bien, y eso combinado con el hecho de sentirme mejor con el coche más recientemente y sentirme un poco más cómodo y confiado con él”.

“Además, creo que con el viernes estando tan cerca, no sé, a veces me enfado, como que los tres primeros estaban tan cerca y creo que mi vuelta estuvo bien. Pero siempre hay partes en las que te sientes como: ‘Podría haberlo hecho mejor'”.

“A veces simplemente me enojo. Ciertamente tengo un poco de rabia y, como dije en su momento, creo que será una bendición disfrazada. Creo que la utilicé en mi beneficio para el resto del fin de semana”.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here